La adaptabilidad a la mano del guante de punto sin costuras es perfecta, proporcionando mucho confort y manteniendo la suficiente sensibilidad para ejercer las actividades habituales, sin necesidad de sacar el guante.